15% OFF EFECTIVO/TRANSFERENCIA 🤍 - ENVÍOS A TODO EL PAÍS ✈

La Historia del Sujetador

A lo largo de la historia, las mujeres han usado diversas prendas, para cubrir, tapar y sujetar sus senos. Se estima que fueron las egipcias de la alta sociedad, 3.000 años AC, las primeras en utilizar algún tipo de lencería, pero la realidad es que hay poca evidencia visual de su existencia, e incluso menos evidencia de su uso especializado como prenda interior.


Las mujeres de la Grecia Clásica y de la Antigua Roma usaban unas piezas de tela para sujetar los pechos conocida como “strophium” con dos fines exclusivos: uno estético y otro como símbolo de civilización para diferenciarse de las mujeres bárbaras que mostraban el pecho desnudo.

Existen representaciones gráficas de atletas femeninas cuyo atuendo se limitaba a esa prenda de modo que el conjunto formaba una bikini.



Durante el siglo XVI, en el Renacimiento aparece el corsé introducido por la reina de Francia, Catalina de Medici.

El corsé era una prenda muy rígida y de materiales como el metal, que aumentaba el pecho y oprimía la cintura. Su uso conllevaba riesgos como no poder respirar bien, mucha incomodidad e incluso producir abortos.

Aún así, fue usado al menos 300 años.




La evolución del sostén fue impulsada por dos movimientos paralelos: las preocupaciones de los profesionales de la salud sobre los efectos crueles y restrictivos del corsé, y el movimiento de reforma de la vestimenta de las feministas que vieron que una mayor participación de las mujeres en la sociedad requeriría la emancipación de la corsetería.


En 1859, Henry S. Lesher de Brooklyn, Nueva York, patentó un dispositivo similar a un sostén que daba una simetría a los senos.

 En 1863, Luman L. Chapman de Camden, Nueva Jersey, patentó un "sustituto del corsé". Los historiadores se refieren a él como un "proto-sujetador”.




En 1876, la modista Olivia Flynt recibió cuatro patentes que cubrían el "verdadero corsé" o la "cintura Flynt". Estaba dirigido a mujeres de senos más grandes.



Según la revista Life, en 1889 Herminie Cadolle de Francia inventó el primer sujetador moderno. Apareció en un catálogo de corsés como una prenda interior de dos piezas, que originalmente llamó la garganta del corsé, y más tarde le bien-être (o "el bienestar").



En 1893, Marie Tucek recibió una patente estadounidense para un dispositivo que consistía en bolsillos separados para cada pecho sobre una placa de soporte de metal y correas de hombro abrochadas con corchetes. Este invento se parecía más al sujetador moderno que se conoce hoy en día y fue un precursor del sujetador con aros.



Sigmund Lindauer de Stuttgart-Bad Cannstatt, Alemania, desarrolló un sujetador para la producción en masa en 1912 y lo patentó en 1913.


 

En 1910, Mary Phelps Jacob (más tarde conocida como Caresse Crosby), una socialité neoyorquina de 19 años, compró un vestido de noche transparente para un baile de debutantes. En ese momento, la única prenda interior aceptable era un corsé reforzado con huesos de ballena. Mary tenía senos grandes y descubrió que la ballena asomaba visiblemente alrededor de su escote. Insatisfecha con este arreglo, trabajó con su doncella para confeccionar dos pañuelos de seda junto con una cinta rosa y un cordón. Su innovación llamó la atención de inmediato esa noche y, a pedido de familiares y amigos, hizo más de su nuevo dispositivo.

El 3 de noviembre de 1914, la Oficina de Patentes de EE. UU. emitió la primera patente para el "Sujetador sin respaldo". La patente de Crosby era para una prenda liviana, suave, cómoda de usar y separaba naturalmente los senos, a diferencia del corsé.



En 1922, la inmigrante rusa Ida Rosenthal (costurera en una pequeña tienda de ropa de la ciudad de Nueva York) con su esposo William Rosenthal, y junto con la dueña de la tienda, cambiaron el look de la moda femenina. Notaron que un sostén que le quedaba a una mujer no le quedaba a otra mujer. Desarrollaron sujetadores para todas las edades.



Estos cambios de moda coincidieron con los profesionales de la salud que comenzaron a vincular el cuidado y la comodidad de los senos con la maternidad y la lactancia, y realizaron campañas contra el aplanamiento de los senos.


Los sujetadores se convirtieron rápidamente en una industria importante durante la década de 1930, con mejoras en la tecnología de la fibra, telas, colores, patrones y opciones, y lo hicieron mucho mejor que la industria minorista en general. Las innovaciones incluyeron el uso de elásticos por parte de Warner, la correa ajustable, el tamaño de la copa y sujetadores acolchados para mujeres con pechos más pequeños.


En Estados Unidos, la producción se mudó fuera de Nueva York y Chicago, y la publicidad comenzó a explotar el glamour de Hollywood y se volvió más especializada. Los grandes almacenes desarrollaron áreas de montaje y los clientes, las tiendas y los fabricantes se beneficiaron. Los fabricantes incluso organizaron cursos de formación para mujeres vendedoras.

La silueta culturalmente preferida entre las mujeres occidentales durante la década de 1930 era un busto puntiagudo, que aumentó aún más la demanda de una prenda de vestir.


La Segunda Guerra Mundial tuvo un gran impacto en la ropa. En los Estados Unidos, las mujeres militares se alistaron por primera vez en los rangos inferiores y se les puso ropa interior uniforme. 

En 1950 después de la Segunda Guerra Mundial, se dispuso cada vez más de nuevos tipos de material, y la producción y la comercialización aumentaron, creando una demanda de una mayor variedad de bienes de consumo, incluidos los sujetadores.


La moda y el glamour de Hollywood influyeron más que nunca en las elecciones de las mujeres, lo que llevó a la popularidad de sujetadores en forma de cono y cosido en espiral que usaban actrices como Marilyn Monroe, a quien apodaron el " Sweater Chica ".


La década de 1960 reflejó un creciente interés por la calidad y la moda. Los sostenes de maternidad y mastectomía comenzaron a encontrar una nueva respetabilidad, y el uso cada vez mayor de lavadoras creó la necesidad de productos que fueran más duraderos.


En octubre de 1964, Rudy Gernreich lanzó "No Bra", un sujetador de tricot elástico, de nylon transparente, ligero, sin costuras, de copa suave en tallas 32 a 36, ​​copas A y B.



En la década de 1970, al igual que otros fabricantes de prendas de vestir, los fabricantes de sujetadores trasladaron la producción al extranjero.

Con la creciente popularidad del trote y otras formas de ejercicio, se hizo evidente que existía la necesidad de una prenda deportiva para los senos de las mujeres.


A lo largo de la década de 1980, la moda abrió el camino en el aspecto y la sensación de los sujetadores.

Desde aproximadamente 1994, los fabricantes han reenfocado su publicidad, pasando de sostenes funcionales publicitarios que enfatizan el soporte y la base, a la venta de lencería que enfatiza la moda mientras sacrifica el ajuste y la función básica, como forros debajo de encaje áspero.


En el 2000 aparecen dos desafíos de diseño a los que se enfrentaban los fabricantes de sujetadores, por un lado, una demanda de sujetadores mínimos que permitan escotes pronunciados y por otro lado, la masa corporal y el tamaño del busto empezaban a aumentar, lo que llevaba a una mayor demanda de tallas más grandes.


A finales de la década de 2010 y principios de 2020, los bralettes y los sujetadores suaves comenzaron a ganar popularidad, y más aún durante los cierres de COVID-19 debido a un enfoque en la comodidad mientras se trabaja desde casa.


 





Hasta hace unos años, se pensaba que no había existido ninguna prenda de copas definidas, similares a sujetadores, antes de la invención del corsé.

Todo cambió cuando en el 2008 se hallaron cuatro prendas interiores decoradas con encajes entre 3.000 fragmentos textiles durante un proyecto de renovación en el castillo de Lengberg, Austria. Las cuatro prendas datan del siglo XV.



"Este descubrimiento vuelve a escribir la historia de la ropa interior de mujer."

Mi carrito